Un plan de contenidos es un must para darse a conocer y ofrecer servicios o productos en redes sociales. En definitiva, se trata de un documento-guía que sirve para saber qué contenido debes publicar en cada momento y en qué red social lo vamos a publicar. Elaborarlo es más sencillo de lo que parece, solo se deben tener presentes estos pasos… ¡Vamos a ello!

contenidos

Auditoría

Es importante ver qué hemos hecho durante todo este tiempo en nuestros perfiles sociales. Debemos analizar nuestros contenidos, su frecuencia de publicación y el engagement e interacción que se ha obtenido. Además, debes observar a tu competencia más directa. Para ello, es recomendable que lleves a cabo un análisis sobre qué estrategias siguen en redes sociales.

Para ello, existen numerosos sitios web y aplicaciones que nos ayudan a medir el impacto y hacer informes de forma mucho más rápida. Iconosquare, Metricool y Audiense son algunas de ellas y, en Berman, ¡nos encantan!

Análisis DAFO

Tras la auditoría, empieza el siguiente paso: elaborar un análisis DAFO de la empresa y cómo podemos estar presentes en redes sociales. Ha llegado el momento de descubrir cuáles son tus debilidades y amenazas para intentar erradicarlas. Así como potenciar tus fortalezas y darle un impulso a todas esas oportunidades que se presentan.

Define tu buyer persona

Para definir a tu buyer persona, primero debes preguntarte: ¿Cómo es tu cliente ideal?. Esto es clave para definirlo y, en función de la respuesta, deberás escoger una estrategia u otra.

El buyer persona no es lo mismo que el público objetivo. Para definir a un buyer persona debemos ir más allá del target. Debemos definir a la persona exacta, para la cual nuestro producto o servicio está perfectamente destinado para ella.

Para aclarar de una forma más simple la diferencia entre buyer persona y público objetivo, aquí tenéis un ejemplo. Para ello, nos centramos en una empresa de bisutería lowcost de Madrid:

  • Público objetivo: Mujeres entre 20 y 30 años residentes en Madrid interesadas en la moda y los complementos.
  • Buyer persona: Una mujer, Marta, de 22 años. Marta vive en el barrio de Malasaña (Madrid). Es estudiante y le apasiona el mundo de la moda. No puede salir de casa sin unos complementos que combinen a la perfección con el outfit escogido. Suele recurrir a las redes sociales con frecuencia, sobre todo Instagram. Allí, cuelga selfies y fotos de su día a día.

Establece las redes sociales en las que vas a trabajar

Una vez definimos a nuestro público objetivo y a nuestro buyer persona, llega el momento de pensar en qué redes sociales va a tener presencia nuestra marca. No abras una cuenta en todas las redes sociales existentes puesto que, es probable, que te suponga un esfuerzo extra y no percibas los resultados que deseas. Además, cada red social tiene un tipo de público y, por ello, los contenidos no deben ser exactamente iguales.

  • Instagram: Destinada al público joven por excelencia. Con un lenguaje más distendido, puedes incluir acciones más interactivas. Si tu empresa se dirige al sector millennial o de la generación Z (ánimo, sabemos que son difíciles de satisfacer), esta es tu red social.
  • Twitter: Sirve, sobre todo, para obtener información. Por ello, si tu empresa tiene una parte en la que se muestra contenido de interés e informativo (tanto interno como externo), esta red social va a ayudarte mucho.
  • Facebook: ¿Por qué han dejado los más jóvenes de usarlo? Porque han entrado nuestros padres. Un contenido distendido, pero más adulto tiene una solución: usar Facebook para comunicar.
  • LinkedIn: Si pretendes llegar a empresarios, gente de negocios o a un grupo concreto de profesionales, ¿qué mejor que esta red social centrada en el ámbito laboral?

Define tus objetivos y establece un calendario editorial

Una vez sabes cómo, falta buscar el “con qué fin”. Llega el momento de plantearse los objetivos que queremos conseguir y en qué periodo de tiempo tenemos previsto alcanzarlos. Estos deben ser claros, realistas y cuantificables.

Además, debemos establecer un calendario en el que se reflejen todas las campañas que vamos a realizar a lo largo de este periodo, con el fin de cumplir con los objetivos marcados. Para ello, la planificación y organización son muy importantes en el plan de contenidos. Si tienes  bien estructurado el contenido, obtendrás resultados pronto y llegarás al espacio rápidamente.

Mide tu plan de contenidos

Llegamos al último paso, que incluimos siempre en todas las estrategias: medir, medir y medir. El trabajo no termina en el momento lanzas tus publicaciones, sino que debes analizar el impacto y alcance que has obtenido. Te aconsejamos que lo hagas de forma semanal o mensual y, tras ello, realizar una evaluación global anual.

Si tienes más dudas o quieres que elaboremos nosotros tu plan de contenidos y estrategias de comunicación, no dudes en contactar con nosotros. ¡Estaremos encantados de llevar tu empresa a La Luna!

Dejar respuesta

¡Deja tu comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.