De cómo el tiempo no puede primar sobre la calidad en el periodismo

El tiempo es oro y hoy en día, cuando la información es inmediata, más que nunca. Sin embargo, ¿justifica la rapidez la pérdida de calidad de las publicaciones? Sin duda, no debería ser así. Hoy os hablamos de un reto del periodismo de hoy, os explicamos la necesidad de conjugar inmediatez y calidad en las noticias.

Los medios minuto a minuto

Actualmente, es habitual que ante grandes acontecimientos, sucesos o anuncios los medios de comunicación ofrezcan una cobertura en directo, incluso minuto a minuto. El hecho de acelerar el trabajo hasta límites insospechados hace que se lleguen a cometer errores graves. Información incorrecta, falsa, errores de redacción o confusiones suelen ser lo más habitual.

El ansia por la instantaneidad está poniendo en entredicho el trabajo de los periodistas, está llevando a tener que desmentir y rectificar continuamente un sinfín de datos y noticias. Entendemos que es muy importante ofrecer la noticia lo antes posible, pero no podemos olvidar en ningún momento la importancia de contrastar la información, de comparar fuentes.

Redes sociales: cualquiera puede informar

Uno de los factores principales que ha propiciado este nuevo periodismo es el uso de las redes sociales. Ahora mismo cualquier persona, desde cualquier lugar puede informar en tiempo real desde su teléfono móvil. El periodismo ciudadano ha hecho que los medios de comunicación tengan que acelerar aún más su ritmo de trabajo porque ¿qué ocurre si un tuitero cuenta lo que está ocurriendo y la prensa se queda atrás? Ese tuitero puede estar siendo testigo directo de un atentado, de una reyerta o de una catástrofe natural pero no es periodista, no es un informador profesional.

Aunque suene tentador ser el primero, y empezar a informar sin ni siquiera tener claro qué está ocurriendo, recordad que la labor de un buen periodista es informar a la sociedad, con rigor, veracidad y de forma objetiva. Una vez que el periodista empieza a contar se transforma en el canal de información para que muchas personas puedan estar saber qué está pasando realmente. Informar con la mayor rapidez posible, al tiempo que se hace conforme a los códigos éticos y deontológicos de la profesión, es un reto, pero tenemos que convertirlo en una posibilidad real.

Información ¿elaborada?

Las prisas y la celeridad para publicar están haciendo perder la información elaborada. Aunque aún existen grandes reportajes, se cometen graves faltas periodísticas cuando el tiempo apremia. No sólo hablamos de los errores informativos, sino de errores gramaticales y ortográficos. Todos los medios quieren ser los primeros en publicar pero en ningún caso debería ser a costa de la calidad. De hecho, en muchas ocasiones, con 5 minutitos más y una segunda lectura habría sido suficiente.

Rigor informativo, por favor, o ¿es que nos estamos olvidando de lo que es el periodismo?

Dejar respuesta

¡Deja tu comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.