Sabes que un tema es potencialmente divertido, cuando al proponerlo, la cúpula de dirección de la web torna lo ojos pensando, seguro que es necesario meternos en esas arenas tan pantanosas. ¡Lo es! Es verdad que no todos los temas, o todas las marcas se prestan al mismo tipo de contenidos, pero una buena dosis de humor bien usada, en el momento oportuno, puede hacer que tu publicación obtenga mucha difusión. 

Correr riesgos o aburrir

Pero claro, hay que tener cuidado de no morir de éxito, como algunos casos en los que rozando o superando los límites del humor negro han hecho a sus responsables acabar en los tribunales, y lo que es peor, con sus cuentas de redes sociales cerradas. Y es que, efectivamente, el humor es un tema que levanta ampollas, pero que sentido tiene la vida, si no nos podemos echar unas risas.

Como consecuencia de estos casos podemos acabar quedándonos enclaustrados en el humor onomatopéyico y naif. El típico caso es lo que sucede cuando estás aprendiendo un idioma nuevo y los matices, el doble sentido y la perspicacia todavía son herramientas desconocidas para ti. ¿Debemos anclar en esa simpleza todo el potencial de nuestro ingenio?

El humor una cosa muy seria

¿Hay límites? Posiblemente, en el humor, no estén tan definidos como en otros campos, pero los hay. Siempre debemos intentar partir desde el respeto y la responsabilidad. En las redes sociales, como en la vida, hay que tener encuentra las consecuencias de nuestras acciones e intentar medir, pese a que la reflexión y “perder el tren”, puedan ser enemigos del humor.

El humor es parte de la sociedad, si conoces y analizas a tú público, puedes entender y experimentar más con ellos y con sus límites. Pero no puedes olvidar que lo que publicas en la red, puede ser un arma de doble filo que luego se vuelva contra ti. Eso no quiere decir que te veas abocado a expresarte con gifs simplones, pero si que debes de considerar que el humor es una cosa muy seria. A fin de cuentas, la ironía mezclada con una buena dosis de perspicacia en una lengua viperina pueden ser un arma letal, en muchos sentidos, usémosla para que nuestra audiencia no pueda contener la carcajada.

Las series que nos hacen reír y también nos inspiran

Hay fórmulas que funcionan siempre, lo vemos en las sitcoms o comedias de situación, en series como Friends, Community, Modern Family o The Office. Las exageraciones gustan, así como, sacar a un personaje de la zona de confort de una vida convencional. Las salidas ingeniosas y agudezas mentales con buena y mala intención nos atraen como insectos hacia la luz. Por no hablar de los arquetipos como el perdedor encantador, que se deja llevar por sus impulsos y acaba siempre cometiendo los mismos errores, el neurótico o el ligón.  Personajes, o estilos en sí mismos que funcionan, nos hacen reír sin complicarse mucho la vida.

Pero ¿cómo aplicamos esto a nuestras publicaciones? Podemos coger ideas de las series del momento o de algunas como The Big Bang Theory, que son conocidas universalmente y no fallan. También podemos usar gifs para aligerar el contenido o incluir gags o bromas conocidas por todos, o más rebuscadas que solo sacarán la sonrisa de unos pocos elegidos. Del mismo modo, una técnica un poco más sofisticada, es para hablar de un tema concreto, adquirir el tono impostado y exagerado de algún personaje paródico del mismo. Véase, por ejemplo, coger el tono ya manido de Punset cuando un texto se deriva en una explicación más técnica.

El humor una “ciencia inexacta”

En el caso del humor, la teoría puede ayudar, pero son la espontaneidad y la innovación las que nos hace reír.  Por un lado, debemos tener en cuenta que no funciona igual en las diferentes edades y generaciones, el contexto influye y mucho. Es más, decimos que no es una “ciencia inexacta”, porque algo que te hace reír una vez, seguramente ya no te produzca esa sensación después de doce veces.

Hay humoristas que crean tendencia, llenan auditorios y revientan audiencias, otros, por el contrario, como Miguel Noguera, son humoristas de nicho, tienen su publico y le hacen feliz. Para tus publicaciones, debes entender, que con el humor consigues atraer y entretener, pero bien utilizado, puede ser un arma para enviar mensajes que atrapa la atención de la gente y les cala más hondo de lo que ellos mismo puede darse cuenta. Por ello, la punzada en el corazón de cuando “te sale a pagar” en la declaración de la renta, es un poco más edulcorada, y no se te salen tanto los ojos de las orbitas.

¡¿Chistes sí o chistes no?!

A veces optamos por algún chiste, que, aun siendo malo, ayuda a romper el hielo o hace de algún tema farragoso algo más llevadero. Nosotros decimos, chistes sí, aunque ten cuidado si no quieres parecer un pureta en la cena de navidad.

Seguro que alguna vez te han dicho “no te vengas arriba” pues a la hora de reír, vente arriba, muy arriba, que las risas sean tu alimento y seguramente, se te irá de las manos, pero… ¿y lo que nos vamos a reír? 

Dejar respuesta

¡Deja tu comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.