El growth hacking es una técnica utilizada en el marketing online donde se busca, con el mínimo gasto y esfuerzo posible, lograr aumentar de forma rápida el volumen de usuarios, impactos o ingresos de nuestra empresa.

Aunque este recurso nació inicialmente con el objetivo de ayudar a nuevas start-up a abrirse paso en su mercado de la forma más rápida posible. Pronto se expandió a otro tipo de empresas y se popularizó dentro del mundo del marketing online. Si quieres conocer las particularidades de esta técnica, te mostramos sus características principales en este post. ¡Despegamos!

growth hacking

Principios del growth hacking

Como hemos comentado anteriormente, el growth hacking nace con una premisa muy simple: hacer crecer la empresa lo más rápido posible. Para ello, los denominados growth hackers, perfiles especializados en este tipo de marketing, se valen de una serie de componentes para poder llevar a cabo este cometido:

  • Creatividad: Ser capaz de encontrar nuevas soluciones a los problemas de siempre y a los que pueden ir surgiendo.
  • Desarrollo: Conseguir que la empresa o start-up que demanda los servicios del growth hacker sea capaz de crecer alcanzando los objetivos marcados.
  • Análisis: Un perfil analítico será clave a la hora de examinar todos los datos disponibles para conocer el comportamiento de los clientes y del mercado a la hora de desarrollar las estrategias.

Cómo aplicarlos de forma correcta

Una estrategia de growth hacking puede ser aplicada en cualquier tipo de empresa, independiente de su volumen, tipología o antigüedad. Todos los pasos que se deben seguir son válidos y pueden resultar beneficiosos en cualquier perfil de empresa. Las principales especificaciones que se deben tener en cuenta, a la hora de implementar una campaña de growth hacking son:

Trabajar y creer en el producto

Contar con un producto o servicio en el que tengamos total confianza y seguridad, allanará el terreno sobre el que buscar ampliar nuestro mercado y nuestro negocio.

Conocer el mercado

Con el producto listo será el momento de analizar las especificaciones del mercado y del perfil del consumidor. Un growth hacker debe conocer, además, el denominado embudo de conversión. Este proceso consiste en analizar el camino que hace el usuario desde que oye o lee por primera vez sobre nuestro producto o servicio hasta que se convierte en cliente.

Marcar objetivos

Aunque el objetivo principal será el de hacer crecer la empresa en el menor tiempo posible, se deben establecer pautas que respondan a la pregunta de ¿Cómo hacerlo? Para ello, disgregar el objetivo principal en pequeños objetivos donde establezcamos plazos y metas, ayudará a ir acercarnos poco a poco (mientras vamos analizando los resultados) al objetivo principal.

Mente abierta y creativa

Buscar soluciones que se pueden salir de las pautas del marketing tradicional es una de las características que nos presenta el growth hacking. Tener una mente abierta a cambios y propuestas menos convencionales puede ser un buen motor para lograr los objetivos en esta técnica.

Principales tácticas de growth hacking

A la hora de aplicar una determinada estrategia de growth hacking, disponemos de una serie de tácticas que ayudarán a que podamos realizar los cambios previstos en la empresa en la que estamos trabajando:

(Re)lanzar un producto: Consiste en vender un determinado producto o servicio en un mercado en el que no se había dado a conocer todavía.

Obtener información mediante la interacción: A través de juegos o procesos de gamificación puedes hacer que tus clientes se diviertan a la vez que te aportan datos importantes para tu proceso de growth hacking.

Observa a la competencia: Busca donde se publicitan, donde concentra su nicho de mercado o como se promocionan. Cuanta más información recopiles de tus competidores más control tendrás del entorno que rodea tu mercado.

Wavelenght: Se trata de una herramienta de Mailchimp que permite encontrar newsletters de público similar al tuyo. Este instrumento te permitirá localizar con mayor facilidad aquellas webs que tienen más éxito entre sus suscriptores.

Algunos buenos ejemplos de growth hacking

El growth hacking ha estado presente en importantes empresas actuales que abarcan diferentes sectores, sobre todo en sus inicios. Esta técnica les ha permitido expandirse más rápidamente y ha ayudado notoriamente a su desarrollo. Te mencionamos algunos de estos ejemplos:

  • Dropbox: Aumentaba la capacidad de almacenamiento de sus usuarios si compartían la frase “Si compartes, tienes más espacio”, logrando así una rápida repercusión.
  • Amazon: Utiliza con asiduidad los tests A/B para los anuncios de sus productos.
  • Booking: Aplicó el marketing de urgencia a la hora de mostrar el número de aplicaciones disponibles, forzando a los clientes a decidir rápidamente.
  • Spotify: Creó el sistema Freemium, que te permitía probar el servicio Premium antes de contratarlo.
  • Zappos: Permitía un reemplazo de hasta 12 meses en cualquier artículo obteniendo reembolso completo.

Como hemos podido comprobar, la creatividad y la originalidad están muy presentes en esta técnica de marketing. Conseguir buenos resultados en un corto periodo de tiempo y gastando lo mínimo posible, son acciones que se alejan de las marcadas por la publicidad más convencional. Esta técnica puede ser una alternativa interesante sobre todo en los inicios de un negocio. Eso sí, es importante que para lanzarla recurras a expertos en la materia. Ante cualquier duda, ¡contacta con el equipo de Berman Comunicación! Estaremos muy felices de ayudarte.

Dejar respuesta

¡Deja tu comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.