La comunicación en empresas es algo que se debe trabajar día a día y que, desde Berman Comunicación, creemos que no basta únicamente con transmitir nuestros productos y servicios al público objetivo, sino de acercar la inclusión en cada mensaje que difundimos (aunque sea para vender botellas de agua).

Se trata de la inclusión en el lenguaje que utilizamos para comunicarnos. Este post se centra, concretamente, en el sexismo en la comunicación y cómo podemos evitar participar en el lenguaje discriminatorio. Sin embargo, más adelante publicaremos sobre la inclusión en otros aspectos.

inclusión

¿Por qué es necesaria la inclusión en la comunicación?

Probablemente, el sexismo en la publicidad es algo que tendemos a normalizar erróneamente. No obstante, esto no es excusa para no aportar nuestro granito de arena y que, poco a poco, más empresas se sumen a estas pautas.

Tanto para la selección del personal como para hablar por redes sociales, escribir un comunicado oficial o mandar campaña de mailing debemos aplicar una serie de pautas para que se comunique de forma inclusiva e igualitaria. El Servicio de Asesoramiento para Planes y Medidas de Igualdad en las Empresas publicó una Guía Práctica de Comunicación Incluyente con ejemplos sobre cómo podemos transmitir nuestros valores y mensaje desde un punto de vista igualitario. A continuación, hemos propuesto una serie de acciones (entre muchas otras) que pueden llevarnos hacia nuestro objetivo y erradicar el sexismo de nuestro mensaje. ¡Prestad atención!

Acciones que favorecen la inclusión en la empresa

Estas son algunas de las claves para poder comunicar de forma inclusiva y no caer en los errores a los que tanto nos han acostumbrado en nuestro entorno. Es importante que recuerdes que este no es un cambio inmediato y automático. ¡Empezamos!

Comunicaciones empresariales no sexistas

Evitar asociar ciertas acciones, servicios o objetos solo para un determinado género es fundamental. Ahora que viene el frío y ya han puesto el turrón en los supermercados (nos encanta comer, lo reconocemos), el ejemplo más claro viene acompañado de la Navidad. Por ejemplo, en los catálogos de juguetes sigue siendo muy marcado el género al que va dirigido cada objeto. Por ello, proponemos que si tienes una tienda y estas ideas ya van estampadas en el catálogo del proveedor o en la caja del juguete, optes por juguetes que favorezcan la inclusión y/o lances tus propios mensajes en los que, independientemente del sexo, las y los más peques de la casa disfruten libremente. 

El uso masculino no debe ser el genérico

Estamos acostumbrados a que en un mail de bienvenida o en cualquier comunicación que recibimos se utilice un “bienvenidos”, “los responsables” o “los trabajadores”, entre muchas otras palabras. Ante esta acción proponemos distintas vías dependiendo de la formalidad del mensaje:

  • En redes sociales (con un lenguaje más distendido) podemos usar @, x o / para ser inclusivos: Cambiar ‘Bienvenidos’ por: bienvenid@s, bienvenidxs o bienvenidas/os.
  • En un ámbito más formal como una nota de prensa o comunicado oficial: Cambiar ‘los trabajadores’ por: el personal, la plantilla o el equipo de trabajo, etc.
  • En un ámbito totalmente formal, como explicar los pasos para presentar una solicitud: Cambiar ‘el solicitante debe presentar…’ por ‘se debe presentar…’.

Rompe estereotipos y cuidado con las imágenes que subes

Desafortunadamente, al hablar del alto mando de una empresa es habitual hacer una asociación de esta responsabilidad al género masculino, mientras que otras acciones profesionales pueden relacionarse con el género femenino. Por ello, las imágenes que incluimos de archivo suelen estar condicionadas por nuestra percepción de la sociedad. Así que, antes de elegir una imagen para tu contenido, piensa en qué representa realmente y si es la adecuada. Si es así, ¡adelante! Las imágenes que incluyamos van a representar a nuestra imagen corporativa.

Pese a que la canción está de moda… no, no llames a nadie ‘señorita’

La convención social indica que nos debemos dirigir a todos los hombres como señor y distingue entre mujeres casadas (señoras) o solteras (señoritas). Sea cual sea el motivo, la razón de uso o circunstancia, evita esta expresión. Señorita es una expresión que proviene de un documento estadounidense llamado ‘Contrato de Maestras en 1923’. En él, se indicaba que las mujeres que se dedicaban a la enseñanza tenían prohibido casarse y andar en compañía de hombres. Además, les prohibían fumar, maquillarse, vestir con colores brillantes, abandonar la ciudad sin permiso y viajar con hombres que no fuesen sus hermanos o padres, entre muchas otras.

La mejor opción es que, erradiques esta expresión llena de connotaciones negativas de tus comunicaciones y utilices otras expresiones como:

  • Señor o señora
  • Estimada o estimado (para situaciones más informales)
  • Pregúntate si es necesario preguntar el género puesto que, probablemente, no será necesario conocerlo
  • Dirígete directamente por su nombre y apellidos (o nombre de usuario en caso de ser a través de redes sociales)

¿Y ahora qué? ¿Ya cumplimos con la inclusión?

No, siempre hay algo que podemos hacer de más y otras maneras en las que podemos utilizar el lenguaje inclusivo. Estas son algunas de las pautas que determinamos y que pueden servir de precedente para iniciarse en la inclusión y comunicar, desde la empresa, en base a la igualdad (faltan muchas otras que darían para un post nuevo)

En definitiva, recuerda que esto solamente es el principio. Como ya hemos mencionado, no es trabajo de un solo día. La inclusión en la comunicación (nos encanta que rime, lo confesamos) es tarea y responsabilidad de todos los miembros de la empresa y que día a día se debe trabajar. No obstante, no te preocupes si, en ocasiones, fallas en alguna de estas claves que hemos detallado o en otras. Lo importante es fijarse en el error, analizarlo y recordarlo en la próxima comunicación que lleves a cabo. Vivimos en una sociedad en la que nos hemos acostumbrado al lenguaje no-inclusivo por lo que errar es algo habitual. ¡Lo importante es seguir siempre adelante y mejorar día a día!

Consejo extra de parte de todo el equipo de Berman Comunicación: Evita el mansplaining, es agotador 😊

Dejar respuesta

¡Deja tu comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.