“Todo lo que no se puede medir, no se puede mejorar” es lo que dijo el físico y matemático William Thomson Kelvin, conocido como Lord Kelvin (1824-1907). ¡Y cuánta razón tenía! En cualquier estrategia de marketing que realicemos debemos tener todos los datos de cómo se va a hacer, cómo está resultando y cuáles son los resultados finales. Todo ello se puede hacer a través de informes que nos cuenten el antes, el durante y el después de cada acción y de la estrategia global.

informes

¿Sobre qué podemos hacer informes?

La respuesta más acertada es: ¡de todo! Y es que no solo basta con pensar una idea y materializarla. Tenemos que estudiar su viabilidad, presupuesto y resultado. En cuanto al departamento de marketing, estas son algunas de las ideas que podemos llevar a cabo:

Informes generales

En cuanto a ellos, recordemos que estos informes no solamente son necesarios para las estrategias de marketing digital, sino que se deben aplicar a cada una de las famosas 4P del Marketing Mix.

  • Producto: Lo que debemos analizar, principalmente, es su trazabilidad. ¿Estamos haciendo las cosas de la mejor forma posible? ¿Cuáles son los resultados? Al menos, una vez al año y con cada cambio de producto o su proceso de fabricación se debe realizar un análisis.
  • Precio: Es importante analizar la evolución de precios, cómo se adaptan, promociones, etc. Para conocer qué precios se adaptan mejor a nuestro producto. Una vez al año, o cada seis meses, sería lo más adecuado.
  • Promoción: Este apartado es en el que se engloban los análisis e informes sobre cómo comunicamos el producto. Por ello, de forma mensual, trimestral y anual es la mejor forma de llevar a cabo estos informes.
  • Distribución: Analiza cómo se distribuye tu producto, compañías de transporte, opiniones de los clientes, etc. ¡Todo vale! Cada seis meses sería lo ideal o con cada cambio en la forma de distribución. Eso sí, es importante permanecer atentos a la opinión de los usuarios.

Informes específicos

Además, con cada campaña, cada cambio en el producto, en su proceso, etc. Tenemos que evaluar si han mostrado los resultados esperados y, en caso de que no, analizar el por qué. Según la acción que llevemos a cabo, se necesitará descubrir unas variables u otras.

Por ejemplo, no es lo mismo realizar un informe de redes sociales que sobre las opiniones de un producto. Por una parte, en redes sociales calcularíamos el engagement, el aumento de seguidores, etc. Mientras que en las opiniones analizaríamos el número de reseñas, cuántas son positivas, cuántas negativas, reclamaciones, etc.

Beneficios de realizar informes en marketing

Y, ¿por qué es importante realizar estos informes? A continuación, te dejamos cuatro beneficios que tu empresa obtendrá con los informes periódicos.

La comunicación mejorará

Cuando no existe cierta comunicación entre sectores, empresas, distribuidores, etc. Puede que no lleguemos a alcanzar nuestros objetivos. En cambio, si contamos con un sistema organizativo eficaz, la comunicación mejorará.

Por ejemplo, si contamos con un calendario con todas las campañas y todas las acciones de estas, podremos asegurarnos de que todo el equipo va a saber cuáles son sus tareas y analizar en tiempo real cómo va cada una de ellas.

Aumento de la productividad

Conforme más informes realicemos, más podremos detallar qué aspectos son los que menos funcionan y cuáles son los que más. Por ello, los procesos de la empresa mejorarán y podremos alcanzar mejores resultados.

Por ejemplo, imagina que realizas una campaña navideña en redes sociales con un sorteo. Con un informe completo podrás analizar:

  • Si ha participado mucha gente en comparación a sorteos anteriores.
  • Si ha participado mucha gente en general.
  • El aumento de seguidores.
  • Interacción con otras publicaciones.
  • Tráfico a nuestra web o tienda online.
  • Y otras métricas más cualitativas como comentarios, quejas, opiniones, valoraciones, etc.

Acotar los presupuestos

Tanto una estrategia inicial como un presupuesto, y un informe de gastos va a permitir conocer al detalle en qué gastamos el dinero y ajustar los presupuestos para próximas campañas o acciones. Además, conoceremos el ROI (Retorno de Inversión) obtenido.

Por ejemplo, si seguimos con el ejemplo del sorteo. Imagina que sorteamos un producto que cuesta 50€ y, además, a todos los participantes les regalamos un 10% de descuento en nuestra tienda online. Podremos evaluar si nos ha compensado la inversión en comparación de los beneficios. Si nos gastamos 50€ (más lo que nos suponga el descuento), debemos analizar cuantos nuevos clientes han entrado y qué beneficio nos ha supuesto. De esta forma, el próximo sorteo seguro que podemos llevarlo a cabo de una forma más eficiente.

Diferenciarse de la competencia

Por supuesto, es importante saber todos nuestros errores y analizar todos los informes que generamos, individual y globalmente, para ir mejorando nuestras acciones poco a poco. Conforme nuestro producto, nuestra estrategia, nuestros presupuestos y todos los aspectos básicos, nuestra empresa mejorará. Y, por ende, aportaremos valor añadido a nuestra marca.

Dejar respuesta

¡Deja tu comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.