Muchas veces tenemos todos los recursos listos para emprender. Sin embargo, hay algo que nos falla y es el nombre de marca. Son bastantes las personas que ven en el nombre de empresa un obstáculo para iniciar su camino hacia el emprendimiento. Por ello, desde Berman Comunicación hemos escrito este post en el que os contamos una serie de pautas para que la tarea del naming sea sencilla y lo más rápida posible. ¡Despegamos!

naming

¿Qué es el naming?

El naming es una técnica de creatividad en la que nos apoyamos para crear y elegir un nombre comercial. Gracias a ella, podemos evitar ciertas asociaciones indeseadas, confusiones, etc. Además, nos ayudará a decidir qué es lo que nuestro nuevo negocio quiere transmitir y cómo lo va a hacer.

Sin embargo, va más allá de una simple técnica: es una estrategia previa al plan de negocio, es la proyección de nuestra futura imagen de marca, es un mensaje y, en definitiva, es un concepto englobado dentro del plan de marketing. Por ello, a la hora de embaucarnos en esta misión espacial, es importante que tengamos en mente si va a empatizar con el público objetivo, cuáles son los valores que queremos transmitir y cuál es nuestro propósito.

Principios básicos del naming

Un buen nombre de marca se debe guiar por una serie de principios básicos. Por tanto, un nombre de marca debe:

  • Tener notoriedad
  • Ser distinto y único
  • Ser flexible y duradero en el tiempo
  • Evocar y sugerir
  • Aportar credibilidad
  • Ser coherente con los objetivos de la empresa
  • Ser legible y pronunciable
  • Poder registrarse en el Registro de Marcas
  • Evitar connotaciones negativas o malas asociaciones
  • Crear una historia

En definitiva, el naming es una inversión en el valor de marca y, por ello, os dejamos un principio extra que desde Berman debemos incluir: las normas están para incumplirlas. Por ello, debemos encontrar lo que nos define y lo que nos transmite nuestra misión, visión y valores. No te dejes llevar por las normas escritas y sé original.

Técnicas del naming

Técnica de palabras aleatorias

Similar a un brainstorming, es una técnica que se usa, sobre todo, en la primera parte del proceso para investigar qué nombre es el mejor para nuestro negocio. Por tanto, el naming consiste en redactar una lista de palabras que conecten con los objetivos, público y valores de marca. Puedes hacerlo manualmente o mediante herramientas online como Business Name Generator o Palabras Que (generador de palabras aleatorias).

Una vez hecha la lista debes elegir las palabras que mejor encajan en tu marca e intentar relacionarlas para crear un nombre. Puede que gracias a esta técnica ya hayas encontrado el nombre perfecto o puede que todavía quieras darle unas vueltas de más. Si este es tu caso, debes continuar con la segunda técnica que te presentamos a continuación.

Técnica de los seis sombreros

Este método fue creado por Edward de Bono y consiste en emplear seis tipos de pensamiento bajo la metáfora de colocarnos seis sombreros de distintos colores para pensar. Es una técnica que se puede llevar a cabo tanto individualmente como en grupo, utilizando todos y cada uno de los sombreros para pensar:

Sombrero blanco

Se enfoca en la objetividad y neutralidad, en el análisis de datos y en evitar los juicios de valor. Este sombrero busca hechos concretos y no acepta opiniones, se mantiene en la distancia.

Sombrero negro

Representa al lado negativo (y lógico). Gracias a él descubriremos los posibles riesgos, a ver la parte negativa y mostrar un lado crítico. Normalmente, se basa en experiencias pasadas y nos permite concienciarnos de los muros y errores que podemos encontrar.

Sombrero verde

Es donde encontramos el pensamiento lateral, donde reside la originalidad y la creatividad. Se trata de cruzar fronteras e ir más allá, olvidando condicionantes y prejuicios previos.

Sombrero rojo

En él encontramos la comunicación emocional, totalmente opuesto al sombrero blanco. Con él, recurrimos a las emociones, a la pasión. Todo lo subjetivo es bienvenido y nos permitirá entender y gestionar nuestras emociones y las del resto.

Sombrero amarillo

En contrapunto al sombrero negro, el sombrero amarillo aporta un pensamiento lógico-positivo y ver posibilidades donde otras personas encuentran barreras.

Sombrero azul

Este nos guía por la tranquilidad, el equilibrio y el autocontrol y es el que empieza y termina el proceso: Por un lado, al principio para decidir el orden de los sombreros y, por otro lado, al final para tomar una decisión definitiva. Representa el pensamiento estructurado que nos impide quedarnos estancados.

Como conclusión, queremos añadir que gracias a esta técnica podemos analizar todas las perspectivas y enfoques posibles, mejorando la calidad de la toma de decisiones, siendo estas más acertadas, creativas y originales. Ahora que ya tienes tu nombre, solo falta seguir creciendo y estructurar un buen plan de marketing que despegue tu empresa hasta la Luna. ¡Contacta con nosotros! Te ayudaremos con todo lo que esté en nuestras manos, y mucho más.

Dejar respuesta

¡Deja tu comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.