¡Hola! Soy Laia (@ms.lovelylai), soy una nueva colaboradora del blog de Berman Comunicación y como es el primer post que escribo pues me presento primero para que sepáis quién soy. A parte de que me encanta pasarme el día en Instagram y redes sociales en general, estudié Comunicación Audiovisual en Valencia y Diseño Publicitario en Barcelona. En esta sección me dedicaré a hablaros de redes sociales, publicidad, comunicación, etc. para que podáis hacer despegar vuestra empresa. El post de hoy es un resumen de todo lo que no se debe hacer en los perfiles sociales de empresa… ¡Empezamos!

rrss

Hoy en día, son pocas las empresas que no tienen al menos una cuenta abierta en alguna red social. Al final, son imprescindibles para el negocio al ser una de las herramientas principales para comunicar los valores, acciones e imagen de marca de determinada compañía.

Por ese motivo, si las trabajamos de manera correcta y eficiente podemos conseguir infinidad de cosas positivas para la empresa: mejorar nuestra reputación, construir imagen de marca, lograr sentimiento de pertenencia por parte de nuestros usuarios o generar confianza entre los followers. Sin embargo, no es tan fácil como puede parecer (hay mucho trabajo detrás), así que os cuento cuáles son los posibles errores que debéis evitar a toda costa:

Pensar solo a corto plazo

Toda estrategia de contenidos en redes sociales debe llevar planificación en tres vías: corto, medio y largo plazo. Si únicamente estructuras tu plan en la primera vía nunca llegarás a obtener grandes resultados ni a cumplir objetivos. Crea un calendario de contenidos, organiza tu tiempo y destina tus esfuerzos a cumplir objetivos. Además, organiza las campañas en las que participas: intenta que no se solapen, no olvidarte de los plazos, que no se contradigan… Colaborar con empresas va a potenciar tu negocio, pero debes planificar estas sinergias.

Publicar y dejar las redes sociales de lado

Si trabajas de esta manera, ¿cómo puedes saber si tu contenido ha calado entre tus seguidores? Es importante que midas la repercusión de tus publicaciones, para poder optimizar y acertar de lleno con el siguiente post que subas: analiza impresiones, impacto y engagement.

Además, debes contestar a los mensajes de tus seguidores en todo momento, si te escriben y no les dices nada, es probable que se sientan ‘abandonados’ por la empresa. Las redes sociales no es algo que hacer en momentos puntuales, tómate tu tiempo y dedícales a los followers la atención que se merecen.

Cuidado con los temas delicados

Existen ciertos temas que pueden generar mucha controversia, sobre todo aquellos relacionados con la política, religión, etc. Por ello, es importante que, si el tema no está directamente relacionado con tu empresa, no publiques sobre él. En cambio, si tiene relación con los valores de tu empresa, te afecta directamente o es un tema más generalizado (algún Día Mundial, algún acontecimiento de última hora, causas sociales, etc.) está bien que lo menciones, pero siempre con buenas formas y respeto: con los temas delicados es probable que alguien pueda sentirse ofendido o atacado.

Querer abarcarlo todo

Cuando empiezas a elaborar tus estrategias y planificar los contenidos de las redes sociales, es probable que quieras abarcar lo máximo posible para ofrecer la máxima información a tus usuarios. Sin embargo, al querer aportar tanta información, esta puede perder calidad. Por ello, te recomiendo que sigas tus objetivos marcados y los adaptes a las redes sociales en las que se mueve tu empresa.

Otra pregunta que debes hacerte es si debes estar en todas las redes sociales: La respuesta es rotundamente no, no debes abrir una cuenta en todas las redes sociales, cada empresa tiene su público objetivo y cada target se encuentra en una red social distinta.

Eliminar comentarios negativos

En muchas ocasiones vas a encontrarte a personas que no están del todo satisfechas con tus acciones o con tus mensajes, valores, etc. (no te preocupes, nos pasa o nos ha pasado a todos). Por ello, lo primero que te recomiendo es que asumas que no vas a poder gustar nunca a todo el mundo, y las redes sociales sirven como herramienta para demostrar el enfado de algunas personas hacia tus acciones.

En estos casos, muchas empresas y personas influyentes deciden borrar los comentarios de las personas descontentas, hacer como que nada ha ocurrido. ¡Error! De esta forma, un pequeño problema puede convertirse en uno todavía más grande y perderemos veracidad.

Por tanto, asume que, al igual que todas las empresas, la tuya tiene puntos fuertes y puntos débiles y no siempre podemos gustar a todo el mundo. Ante estos comentarios, es importante que muestres respeto, te expliques o pidas disculpas (según lo que creas conveniente). Pero nunca borres comentarios negativos: la transparencia nos ayudará a mejorar la imagen de marca y la reputación de la marca.

Compra, compra, compra

Las redes sociales son un canal fantástico para poder sacar todas las bondades de la empresa, pero hay que tener en cuenta que también son para desconectar, donde los usuarios buscan otro tipo de contenidos. Si nos ponemos muy corporativos y lo único que se lanzan son mensajes de vuestra empresa, la gente acabará cansándose y dando al temido unfollow. Debemos buscar un punto intermedio en el que poder escribir sobre nuestra empresa, pero también ofrecer historias que calen en nuestra comunidad.

No personalizar cada red social

Este es uno de los errores más comunes en redes sociales. Muchas empresas destinan sus esfuerzos en las redes a publicar en todas sus cuentas el mismo contenido. Debes cuidar el lenguaje, el tono o incluso la imagen que utilizas en función de la red social en la que te encuentres. Recuerda que, por ejemplo, Twitter es más informativa y adulta que Instagram (más destinada a un público joven y al entretenimiento) y por ello los contenidos no serán exactamente igual.

Imitar a los demás

Si lo único que haces en redes sociales es fijarte en lo que hacen los demás, no conseguirás identidad propia e incluso puede que el usuario acabe confundiendo tu marca con la de la competencia. Cada empresa es única y puede que lo que a ti te funcione, a otra empresa no. Así que busca una línea visual, un tipo de lenguaje y un storytelling que el usuario asocie únicamente contigo. ¡Sé tú mismo!: Identifica tu ventaja competitiva y explótala al máximo.

Ahora que ya tenéis claro todo lo que no tenéis que hacer y yo ya he estrenado mi sección con Berman Comunicación, os invito a que nos sigáis a ambos en Instagram (@ms.lovelylai y @berman_comunica) para que estéis al día de todo lo referente a comunicación y redes sociales. Y recordad, si hay algún tema en concreto sobre el que queréis información, escribidles al equipo de Berman y os ayudaremos en todo lo que podamos. ¡Un abrazo, lovelies!

1 Comentario

Dejar respuesta

¡Deja tu comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.