Estás frente al ordenador, abres un nuevo documento de Word y… Nada, absolutamente nada. Por más que lo intentas y acaricias el teclado, el tiempo pasa y las palabras no salen. Cuando las musas no llegan a visitarte y la inspiración no aparece ni buscándola ¡estás ante el síndrome del folio en blanco! ¿Qué podemos hacer para superarlo? No te pierdas nuestros consejos de hoy.

blanco

Mal de muchos, consuelo de…

Escritores, poetas, dramaturgos, periodistas, copywriters, blogers o community manager. A lo largo de la historia todos los que día a día trabajamos encadenando palabras para contar algo lo hemos sufrido, así que si es tu caso seguro que sabes de lo que hablamos. Por más que te concentres, que trates de pensar la inspiración divina no llega, te agobias y el asunto empeora (especialmente cuando el tiempo no juega a tu favor) ¿Cómo salir de este bucle infinito?

Pasos para salir del síndrome del folio en blanco

 Asúmelo, estás bloqueado

Y cuanto más vueltas le des, cuanto más rato te quedes mirando a la pantalla y pensando que no te sale, peor va a ser. La superación del síndrome del folio en blanco empieza asumiendo que ese nuevo documento de Word no va a auto rellenarse. No dejes pasar los minutos y asume el problema cuanto antes. En estos casos no es cuestión de aptitud, es cuestión de actitud. Sí, estás bloqueado y no pasa nada.

Cambia de misión

A veces el tiempo corre en nuestra contra y ya sabes que las prisas no son buenas consejeras… No te obsesiones con los plazos de entrega y no te obligues a inspirarte para hacer ese texto que necesitas tener listo ya, porque va a ser peor. Cambia de misión, no dejes que el tiempo pase y céntrate en otra cosa. Tu subconsciente va a seguir trabajando y tu mente va a sanearse. Cuando te enfrentes de nuevo a la hoja en blanco, tus dedos volarán sobre el teclado.

Traza la hora de ruta

Para poder escribir fácilmente sobre cualquier tema, es importante documentarse. Si no tienes claro de qué va el proyecto, sus objetivos o los datos con los que tienes que trabajar, escribir el texto se volverá un quebradero de cabeza. Lee, infórmate, pregunta, busca en Google… Te llevará tiempo, pero será bien invertido seguro. En estos casos saber es poder y la seguridad de tener claro de qué vas a escribir te ayudará y mucho.

¡Lánzate al espacio sin miedo!

La crisis del escritor existe desde hace siglos y créenos cuando te decimos que grandes plumas se enfrentaron al mismo miedo que tú cuando en el Word no se dibujan palabras. ¡No eres el primero al que le pasa! (ni serás el último). En el trabajo hay días que algo te puede costar más de lo habitual y en el nuestro, al tratarse de un proceso creativo, resulta más complejo todavía. Si las musas parece que están de descanso, olvídate de ellas y lánzate al espacio. Tu preparación y tus capacidades son suficientes para que hagas un buen trabajo. No necesitas ayuda, y sobra decir que ¡olvídate de ser tú mismo el que te ponga límites! Puede estar mejor o peor, pero, aunque no esté genial, siempre es mejor un texto cualquiera que una hoja en blanco.

Bonus track

A veces un mini descanso puede ser de ayuda. Sal a la calle y toma un poco el aire, tómate un café o revisa los titulares de la prensa. Hacer un break en el momento oportuno ayuda a desconectar para volver a conectar. Ten por seguro que se convertirá en ese chute de inspiración que tanto necesitabas.

¿Alguna vez has sufrido el síndrome del folio en blanco? ¿Qué tips te funcionaron para superarlo? ¡Cuéntanoslo! Y si quieres saber más consejos sobre medios, marketing, redes sociales o comunicación, visita nuestro blog.

Dejar respuesta

¡Deja tu comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.